Prensa

Cuando el deporte es dar Correr para mejorar el medio ambiente

https://www.clarin.com/running/correr-mejorar-medio-ambiente_0_4kuAAGB1b.html

En  el proyecto “Zapatillas Verdes” recolectan botellas de plástico que luego se entregan para reciclaje.

Parte del equipo de FC Max con botellas recolectadas. María José aparece a la derecha.

Correr es para muchos amantes del running no solo una forma de ejercitar el cuerpo sino también un momento de inspiración. Así lo cree María José Rutilo, quien desde hace 13 años se dedica a la actividad. Fue precisamente mientras sumaba kilómetros y kilómetros que comenzaron a fluir en su mente las ideas de cómo hacer, a través del deporte, algo por el medio ambiente. Ideas que luego mutaron en“Zapatillas Verdes-Corremos Por El Planeta”, un proyecto que desde noviembre de 2012 colabora en cuidar los espacios verdes, promover el reciclaje y ayudar a los recolectores. ¿Cómo? Juntando botellas de plástico, un total de cuatro toneladas hasta ahora.

María José advirtió que a pesar de sus múltiples beneficios, el running muchas veces dejaba un saldo negativo para el medio ambiente. “Está buenísimo que haya un auge de esta actividad, pero la realidad es que los corredores usamos mucho plástico, de botellas de agua u otras bebidas o geles energéticos y se suele generar mucha suciedad”, analiza Rutilo para Clarín, a la vez que desafía: “fijate cómo queda el camino después de un maratón”. Fue a partir de esta observación que pensó que, desde su lugar, podía contribuir para torcer esta realidad.

Así, Rutilo compartió con sus compañeros del equipo FC Max la inquietud y brindó charlas tendientes a concientizar. “Creo que el running tiene mucho que ver con el medio ambiente”, dice. Además de apasionarla el tema, lo había abordado de cerca cuando trabajó en el área de prensa del Ministerio de Ambiente y Espacio Público de la Ciudad de Buenos Aires, por entonces a cargo de Diego Santilli.

La consigna fue sencilla, pero efectiva: en lugar de tirar botellas en el camino, incentivó a los corredores del equipo a llevar las mismas para reciclar y, a la vez, juntar las que encontraran de camino durante sus entrenamientos. Rutilo y sus compañeros consiguieron un piletón para recolectar las botellas y lo ubicaron en medio del Parque 3 de Febrero, donde se entrena el equipo. También se contactaron con Sergio Sánchez, líder de la cooperativa Amanecer de los Cartoneros para entregarles el plástico que se traduce en ingresos para los autodenominados “recolectores urbanos”. “Los cartoneros desarrollan una profesión muchas veces olvidada por parte de la sociedad. Se piensa que son gente que ensucia, que revuelve la basura, pero en realidad es su trabajo buscar material reciclable y venderlo”, reflexiona María José. Otra forma de ayudar con las botellas fue, en un momento, entregarlas al Banco de Bosques.

Rutilo cuenta que ahora muchos de sus compañeros van a entrenarse “llevando botellas desde su casa” para contribuir en esta tarea. Ella lleva la cuenta de lo que juntan entre todos: en total ya suman cuatro toneladas de botellas de PET, un material que tarda un siglo en degradarse.

El deseo de hacer crecer la ayuda

Los integrantes de este proyecto ambiental son de esa clase de personas que dejan su huella por donde pasan. “En vez de quejarme me gusta hacer”, describe Rutilo, quien ambiciona continuar con las ayudas. “Quisiera replicar lo de las botellitas en teams de running en todo el país. Si todos reciclaran solo plástico sería algo muy importante”, describe sobre su objetivo, para el cual aspira a conseguir sponsors que ayuden en la logística que implica reproducir la tarea en todo el país.

También anhela poder ayudar a concientizar sobre la importancia de dividir residuos y “contagiar las ganas de cuidar el lugar por el cual uno pasa”. A la vez, cuenta que para octubre, cuando correrá entre Mar Chiquita y Pinamar, quisiera “cambiar esos 90 kilómetros por ayudas para otros, tanto alimento para comedores, desfibriladores o metros cuadrados en banco de bosques”. Una práctica que crece en el mundo del running.

Su participación en ultramaratones llevó a Rutilo por distintos rincones del mundo, como Nueva York, Berlín o España. Y en la comparación con estos lugares, cree que en Argentina, todavía falta iniciativa: “tendríamos que ser conscientes y pensar que el destino de cada botellita que abrimos debiera ser una campana de reciclaje”. Por eso, confiesas sus deseos: “Ojalá siga creciendo el running pero al mismo tiempo que la gente se concientice del problema ambiental”.

MARÍA JOSÉ RUTILO: “HAY TANTO POR HACER”.

http://revistadesafios.com.ar/maria-jose-rutilo/

Seguramente muchos de nosotros pensamos parecido a ella o algunas de nuestras ocurrencias se conectan con sus ideales, pero terminan ahí. Puede ser por miedo a lo nuevo, a salir de la zona de comodidad en la que vivimos o porque pensamos que no tenemos tiempo. Muy pocos son los que en verdad hacen cosas y pasan más allá de la palabra, del pensamiento, de las emociones; muy pocos son los que se ensucian las manos, los que van, los que buscan, los que investigan, los que elaboran y los que crean y no sólo para colaborar con la naturaleza, sino que también para ayudar a aquellos que necesitan una mano. Dentro de ese grupo de gente, que no abunda, se encuentra María José Rutilo, la persona detrás de Zapatillas Verdes. Una ultra maratonista de Belgrano que después de correr tantos fondos en la ciudad, competir en carreras por la selva, por la arena, por las montañas y ver así el maltrato del hombre hacia la naturaleza, el descuido, el desapego; la indiferencia en cada papel tirado, en cada botellita arrojada, en cada gel vacío, aplastado y abandonado; en cada objeto que podría ser reciclado y reutilizado, decidió en 2012 comenzar, hacer algo, y como dice ella: dejar de quejarse.

MARÍA JOSÉ RUTILO
María José Rutilo en los 90k de la Atlántica Ultramaratón 2016. PH: Diego Winitzky

El tema del medio ambiente fue algo que siempre la desveló y que le preocupa mucho. Pero… ¿desde dónde comenzar? ¿Qué es lo que más usan los corredores? Las botellitas. Por ese lado encaró.

–No quería imponer nada, sino explicarle a la gente la importancia de reciclar y de separar los residuos de la basura, lo que se recicla de lo que no. Y dije bueno, voy a empezar con mi grupo de running (FC MAX), les propuse empezar a traer las botellitas de plástico que usamos en casa y las que usamos cuando entrenamos en Palermo, y de a poco, conseguí a alguien que nos donó un piletón para guardar las botellitas que íbamos llevando.

BOTELLAS PARA QUIENES VIVEN DEL RECICLADO

De a poco la gente se fue sumando, personas mayores que no tenían mucha idea de lo que era la palabra reciclar empezaron a traer sus botellitas, los mismos que entrenan con María José Rutilo en el Parque 3 de Febrero, si ven una botellita, la llevan al piletón y así llegaron a juntar 4 toneladas y media en 4 años de realizada esta acción. Una acción que no termina ahí, sino que todas las botellas se las dan en mano a cartoneros para que lo puedan vender en su cooperativa.¿Por qué?

–Porque ellos viven de eso, es un trabajo muy duro el del cartonero y nosotros le damos el plástico sin contaminar, o sea que la botella la tomás, la tirás al piletón y se la das directo para que pueda venderla en su cooperativa y vaya directo a reciclaje. Es muy importante porque la gente no separa de origen en sus casas, entonces toda la basura junta hace que pierda la posibilidad de reciclado. Por ejemplo: cuando vos contaminas un cartón con yerba ya no se puede reciclar. El hecho de separar la basura genera una cadena gigante de buena acción y más si se las das a ellos que con eso viven.

Hay gente que no se da cuenta de la basura que genera, ¿no?

–Sí, pero yo no le puedo decir a nadie lo que tiene que hacer, quiero aportar mi granito de arena y de a poco ir concientizando a la gente. Si te vas a ir a correr a la calle y comés una barrita, el papel o la botella, en vez de tirarlo al piso que puede tardar años en degradarse -o capaz nunca- te lo llevás a tu casa, lo tirás en una campana verde, o juntás más plástico y podés llamar a la cooperativa del barrio; hay mucho desconocimiento y eso es lo que yo trato de explicarle a la gente porque está bueno y la gente se copa.

PROYECTO AGUA SEGURA

Pero una vez que arrancó, no veía por qué parar, como va a decir más adelante: “veo muchas cosas por mejorar, hay tanto por hacer…”. Así nació otra iniciativa desde María José Rutilo, desde Zapatillas Verdes. Quería hacer una ultra maratón, una más de las tantas que hizo, pero esta vez quería que sea solidaria. Ella conoce a Julián Weich, que tiene una organización que busca prevenir las enfermedades transmitidas por el agua en comunidades vulnerables de todo el país, llamado Proyecto Agua Segura. Se encargan de llevar filtros de agua a gente que no tiene agua potable. Interesada en este tema, empezó a investigar:

–Llamé al médico que trabaja con Julián, me contó las cosas que pasan en las provincias, cómo los nenes mueren porque no tiene agua potable y yo pensaba, en las carrera se desperdicia litros y litros de agua, qué contradicción, yo me levanto, abro la canilla y tengo miles de litros.

No lo dudó, quería hacer lo mismo que hizo cuando comenzó con las botellitas: no me voy a quejar, voy a tratar de sumar otro granito de arena. Comprometió a sus amigos y de a poco fueron juntando plata, así pudieron comprar 5 filtros de agua, algo que le cambia la vida a 5 familias, pero en realidad ese no es su único objetivo, ella busca poder difundir este proyecto. En todos lados donde habla, comenta el Proyecto Agua Segura, en radios, carreras, entornos íntimos, y siempre los orienta a que vayan a la página, para que el que quiera aportar dinero, aporte, el que quiera ser voluntario, que se sume.

La carrera elegida para llevar como bandera al Proyecto Agua Segura, fue la Atlántica Ultramaratón, 90 kilómetros por la costa argentina. Carrera que ganó en un tiempo de 13 horas 53 minutos. “Son carreras muy exigentes”– explica..

Maria Jose Rutilo
María José Rutilo con parte de su running team y los piletones para las botellitas plásticas.
PH Roberto Pringles.

BOTELLAS EN LAS CARRERAS

Otra cosa que rondaba en su cabeza era buscar una alternativa a las miles de botellas que se juntan en bolsas y son tiradas a la basura con un destino indebido, luego de cada carrera. María José Rutilo tiene una amiga que tiene una empresa llamada Gea Sustentable, una empresa que trabaja para contribuir con el cuidado del medio ambiente creando valor a través de la elaboración e implementación de programas integrales de gestión de residuos y desarrollo sustentable en cualquier tipo de organización. Entonces, Gea Sustentable junto con Zapatillas Verdes le propusieron a TMX, organizadora de carreras, trabajar juntos, y ellos bien predispuestos aceptaron. Esto fue porque la feria más grande de sustentabilidad de Buenos Aires: Bio Sustentable, en San Isidro, agregó este año una carrera, se pusieron en contacto con Zapatillas Verdes y así fue todo. La gente de TMX ayudó a juntar las botellas para que ninguna termine en el suelo y la empresa Gea Sustentable las recogió para entregar a una cooperativa y la carrera fue 100% sustentable. Tiempo después volvieron a hacer otra carrera, los 21k de Mizuno y luego del contacto con la empresa organizadora, su respuesta fue: “empecemos a hacer esto”.

RADIO LOCOS POR CORRER

Por otro lado, Lucho, de Locos Por Correr, programa de radio que se emite los lunes 17 horas por radiowu.com, le había hecho una nota en donde tuvo la oportunidad de difundir todo lo que realiza en Zapatillas Verdes y fue ahí cuando le propuso hacer una charla en la Reserva, lugar donde Lucho lleva a muchos corredores una vez por semana a entrenar. Qué mejor oportunidad para continuar con la difusión de todos estos temas. Hace poco, María José Rutilo fue y brindó una charla a 200 corredores no sólo de cómo separar, de cómo tirar, de cómo hacer la división en cada casa, sino que también les regaló bolsitas reutilizables a cada uno para hacer las compras en el supermercado. Un tema que tiene suma importancia hoy en día y que el primero de enero se hará efectivo con la nueva ley de bolsas: ya ningún supermercado podrá dar, en las cajas, más bolsas plásticas.

Ella, un amigo que la ayuda con el Facebook, las entrevistas y las consultas que reciben, que son muchas, junto con todos aquellos que colaboran con, por lo menos una botellita, forman Zapatillas Verdes.

–La idea es seguir creciendo, dar más charlas y tratar de replicar esto de cuidar el medio ambiente en más grupos de running, para plantar la semilla, porque es una cadena y lo ideal sería que se convierta en un hábito.

Maria Jose Rutilo en Revista Desafios
María José Rutilo charló con el running team de Locos X Correr. PH Roberto Pringles

PROHIBICIÓN DE BOLSAS PLÁSTICAS EN LOS SUPERMERCADOS

María José Rutilo: “La gente agarra sin pensarlo, imagínate cuantos años de esta vida hubo en donde se usaban gratis y agarraban como si fuera un buffet libre y para luego terminar en los rellenos, donde tardan años en biodegradarse, contaminan, tapan sumideros, se enroscan en los animalitos que están en los ríos… es un problema gigante, imagínate que hay una isla gigante de bolsas en el Pacífico dando vueltas”.

“Zapatillas verdes”: la sorprendente historia los runners que luchan por el medio ambiente y llevan recolectadas 7 toneladas de plástico.

https://www.infobae.com/sociedad/2019/06/16/zapatillas-verdes-la-sorprendente-historia-los-runners-que-luchan-por-el-medio-ambiente-y-llevan-recolectadas-7-toneladas-de-plastico/

La ONG nació en el ámbito del running y tiene como premisa generar conciencia ambiental
La ONG nació en el ámbito del running y tiene como premisa generar conciencia ambiental

El programa tiene nombre: Zapatillas Verdes. En su concepción, tiene varios fines: la promoción de principios sostenibles, el despertar de la conciencia social por el cuidado ecológico, la construcción de una conducta solidaria. Y, por su activo compromiso, ya tiene también conclusiones contables: llevan recolectados siete mil kilos de plástico.

Fueron el enojo, la incomodidad y una incipiente preocupación los motores que allá por 2012 impulsaron el proyecto solidario y sustentable cuya consigna madre es incentivar a los corredores a no tirar botellas en el camino durante sus travesías, a reciclarlas y a recoger todas las que se encuentren en su ruta.

La iniciativa ambientalista se comenzó a gestar dentro de un grupo de running que hasta hoy se reúne para correr en los bosques del barrio porteño de Palermo. A siete de ellos se les ocurrió mientras practicaban la actividad y examinaban el escenario: se cansaron de hacer actividad física entre tanta basura, principalmente residuos que los propios atletas producían por la necesidad de hidratarse.

Los runners ya recolectaron en siete años siete toneladas de botellas de plástico
Los runners ya recolectaron en siete años siete toneladas de botellas de plástico

“Con quejarnos no se conseguía nada. Había que hacer algo”, pensaron en aquel momento. Entonces pasaron a la acción: consiguieron un contenedor puesto a disposición en la sede del equipo, donde empezaron a guardar las botellas que recogían en el parque.

Lo recolectado tendría luego dos destinos: por un lado, la fundación Banco de Bosques, que trabaja con los objetivos de combatir el cambio climático y la extinción de las especies, y de salvar bosques nativos en riesgo. Por otra parte, distintas cooperativas de recuperadores urbanos. Ese fue el puntapié de un programa que se amplió y actualmente subsiste bajo tres ejes fundamentales: promover el reciclaje, preservar los espacios verdes y brindar ayuda a los trabajadores que participan en el circuito del reciclaje.

“Hoy, siete años después, llevamos recolectadas casi siete toneladas de plástico, a razón de una por año en promedio”, comenta en diálogo con Infobae María José (o “Majo”, como es conocida en el mundillo runner) Rutilo, una de la emprendedoras de Zapatillas Verdes.

Rutilo corre desde hace quince años. En su extensa trayectoria cuenta con participación en maratones internacionales, en Nueva York, Melbourne, Berlín, San Sebastián o Madrid, además de una larga lista de recorridos en el interior del país. En varias de ellas corrió en ámbitos naturales: en la montaña, en la selva, en la playa, todas alejadas del asfalto urbano. Precisamente en estas pruebas fue donde, asegura, tomó conciencia de la problemática. “En esas carreras te das cuenta del daño que el plástico produce en la naturaleza, terminando enterrado en rellenos sanitarios o en nuestros océanos, con aves comiendo el microplástico y botellas que tardan más de 500 años en biodegradarse”, explica.

La preocupación dio lugar al proyecto que se congenió con el grupo de running FC Max como soporte. “Zapatillas Verdes es una organización abierta, que trabaja esparciendo la semilla de la conciencia ambiental en cada rincón donde puede. De diferentes formas colaboran muchísimas personas, de las que un par de decenas somos los que nos encargamos de las cuestiones más organizativas por llamarles de alguna manera. Pero de la iniciativa ya participan cientos en todas partes“, cuenta Rutilo.

En la sede del equipo separan y acopian el plástico para entregarlo limpio y listo para reciclar, a las cooperativas de recuperadores urbanos. Mediante la contribución tripartita alcanzan beneficios multidireccionales, para el cuidado del ambiente, para el espacio público y para la integración de las personas que trabajan recuperando residuos sólidos urbanos.

Hoy, comenta la corredora, aquel impulso de recoger botellas de plástico en los bosques de Palermo es parte de una tarea mucho más amplia: “Salimos a limpiar playas, damos charlas de concientización y capacitación, tenemos programa de radio propio. También un sitio web que estamos construyendo y nuestros perfiles en redes encabezados por Instagram”.

Postal de la costa de San Isidro, donde la agrupación trabajó con las organizaciones afines Vamos A Hacerlo Argentina y la Iniciativa estudiantil-medioambiental de la Universidad de San Andrés
Postal de la costa de San Isidro, donde la agrupación trabajó con las organizaciones afines Vamos A Hacerlo Argentina y la Iniciativa estudiantil-medioambiental de la Universidad de San Andrés

Para Rutilo, la actividad deportiva tiene que “cumplir un rol ecológico”. Considera de vital importancia la conexión deporte-ambiente, “ya que son muchísimos los kilos de plástico que generamos y es necesario tratarlos con responsabilidad, para ser parte de la solución y no del problema”.

En la evaluación de los fundadores, el mensaje de cuidado ecológico tuvo recepción positiva. “Por suerte cada vez más gente se va acoplando a este cambio de actitud. Hay varias organizaciones con las que trabajamos en equipo como, por ejemplo, Vamos a Hacerlo Argentina, con quienes salimos varias veces a limpiar las costas del Río de la Plata. Y no solo con ONG’s y el sector público, sino también con empresas privadas que nos convocaron para concientizar a empleados y corredores de sus equipos”.

El progreso se hace evidente a partir de los resultados. La meta de concientizar y reflexionar consolidó el hábito ambiental. No obstante, Rutilo recalca que aún falta mucho camino por recorrer. “Recién estamos comenzando a transitar la ruta de la sustentabilidad y el respeto a la naturaleza y el ambiente. Pero estoy muy esperanzada. Donde vamos con nuestro mensaje siempre somos bien recibidos. Creo que la semillita del cambio está comenzando a germinar“.

En ese sentido, la deportista enumera una serie de consejos para los corredores, útiles para aportar a la causa a través de pequeños cambios. “Siempre proponemos primero reducir, utilizando botellas reutilizables que además son térmicas y representan un ahorro importante. En segundo lugar y cuando no podemos dejar de consumir plástico, asegurarnos que sean dispuestos limpios y secos en los lugares destinados a su recolección y reciclaje, como por ejemplo los ‘puntos verdes’ que hay en la ciudad de Buenos Aires”, subraya.

“Y es importante que este cambio vaya más allá del entrenamiento y las carreras. En cada una de nuestras casas y nuestros trabajos debemos separar los residuos. ¡Si se recicla no es basura!”, agrega Rutilo y cierra con la que afirma es su mejor recomendación para la carrera por un mundo mejor: “Enamórense del planeta”.

https://www.infobae.com/sociedad/2019/06/16/zapatillas-verdes-la-sorprendente-historia-los-runners-que-luchan-por-el-medio-ambiente-y-llevan-recolectadas-7-toneladas-de-plastico/