Enamorate de tu planeta

La tierra es nuestra casa. Nuestra única casa. La forma en que la tratamos incide directamente en nuestra calidad de vida, pero sobre todo, en si nuestros hijos seguirán teniendo un lugar donde vivir. Debemos dejar ya de agredirla y envenenarla. El cambio comienza en cada uno de nosotros. El cambio comienza por enamorarse de la tierra.